EFICIENCIA ENERGÉTICA

PASSIVHAUS

La casa pasiva es un concepto de construcción centrado en el confort y la eficiencia energética que se desarrolló a finales de los ochenta en Alemania dando lugar a la creación del Passivhaus Institut, que regularizó tanto el estándar y sus herramientas de diseño como la certificación de los edificios Passivhaus.

Una casa pasiva no es otra cosa que un edificio o vivienda construida ‘con cabeza’; no nos conformamos solamente con una casa espaciosa y con buena luz, buscamos más: el ahorro, y aprovechar todos los recursos a nuestro alcance para lograrlo. Son edificios muy confortables, saludables y herméticos que consiguen reducir hasta en un 90% las necesidades de calefacción y refrigeración.

Se trata únicamente de cambiar el “chip” y empezar a estudiar la construcción de nuestros edificios desde el punto de vista de la física. Tenemos que adaptar la forma en la que hasta ahora hemos diseñado los edificios incorporando nuevos conceptos como pueden ser la hermeticidad y la difusión del vapor para poder conseguir edificios mucho más eficientes energéticamente hablando, más saludables y más confortables. Además de construir mejor para vivir mejor, esto nos va a suponer un ahorro muy importante en la factura energética anual. El Passivhaus Institut enumera los  5 principios básicos en este tipo de construcción:
  1. Alto grado de aislamiento térmico: Para no permitir que las altas o bajas temperaturas penetren en el interior del edificio.
  2. Ausencia de puentes térmicos: Son elementos de las viviendas por los que se transmiten las temperaturas exterior-interior. Se trata de evitar o minimizar al máximo estos elementos.
  3. Puertas y ventanas de altas prestaciones: Sabiendo que los huecos son el punto débil de nuestras viviendas, se trata de utilizar carpinterías de muy baja transmitancia térmica y colocarlas adecuadamente.
  4. Hermeticidad: Ambientes estancos para impedir corrientes de aire y fugas de energía no deseadas.
  5. Ventilación mecánica con recuperador de calor: Lo que conseguimos son viviendas constantemente ventiladas, que el aire interior esté limpio y sano sin restarle calor a la vivienda.

Tan importante como los 5 principios es el estudio detallado de orientación y soleamiento del edificio. Hay que conocer perfectamente la zona en la que se va a construir nuestra vivienda para conseguir así el máximo rendimiento de los recursos naturales característicos de la zona en cuestión. Se trata de obtener las mayores ganancias solares en invierno, y protegernos del excesivo calor en verano. Además, la volumetría del propio edificio se diseña en base a este objetivo.

Con este modelo constructivo, la temperatura interior de una vivienda se mantiene estable gracias a un sistema de ventilación mecánica eficiente que filtra las impurezas del aire que entra y lo cruza con el que sale, sin mezclarlo, pero robándole casi toda su energía. Logra ventilar sin apenas variar la temperatura del inmueble.

LAS CIFRAS DEL PASSIVHAUS

BENEFICIOS DE LAS PASSIVHAUS

AIRE LIMPIO Y SIN OLORES

SIN RUIDOS MOLESTOS

TEMPERATURAS ESTABLES Y UNIFORMES

HUMEDAD CONTROLADA

AMBIENTE SALUDABLE

CLIMATIZACIÓN /CALEFACCIÓN EFICIENTE

SENSACIÓN DE BIENESTAR

AUMENTA EL DESCANSO

85% AHORRO FACTURA ENERGÉTICA

MÍNIMAS EMISIONES CO2

Quieres una casa pasiva?
Te ayudamos a realizar tu proyecto de tu nueva casa pasiva